Aprendiendo en casa


     

Por Javier Vilchez Casado, alumno de Bachillerato


     Esta crisis que estamos atravesando debido a la pandemia causada por el Covid-19, ha obligado a declarar el estado de alerta máxima proclamando un estado de confinamiento a nivel nacional, por lo que nadie puede salir de su establecimiento salvo para necesidades básicas o puras obligaciones y creo que esto nos está transformando a todos no solo a mí. 

    Pero, en mi propio caso está haciendo que me dé cuenta de muchas y en parte me está transformando como persona, porque el solo poder salir de tu casa cuando no te queda y con el miedo en el cuerpo de que te puedes contagiar sin saberlo y poder ya tu contagiar a tu familia y seres queridos, me hace pensar que no solo pasa esto en estados de cuarentena sino que pasa constantemente en el sentido que salir a la calle supone muchos riesgos que la gente no se da cuenta pero están ahí que un simple descuido puede suponer una repercusión sobre la gente que quieres muy grave, y no me estoy a que no haya que salir de casa, ni mucho menos, me estoy refiriendo a esa gente que conduce bebida, a la gente que se droga, a la gente que se mete en peleas sin sentido o el simple hecho de cruzar la calle sin mirar. Todas estas acciones y muchas más suponen no solo un peligro para nuestra persona sino también para nuestros propios amigos y familiares, por eso me gustaría que la gente tome conciencia y lo mismo que estamos teniendo máxima precaución con este virus también la tengamos el resto de la vida.

      También me está transformando como persona porque me estoy dando cuenta que de que deberíamos ser mucho más agradecidos el día a día con la gente que de verdad a pie de cañón como sanitarios, el cuerpo de policía o las fuerzas armadas además de limpiadores o incluso oficinistas que están tirando del país en estos momentos tan duros pero no solo lo hacen en momentos de crisis lo están haciendo continuamente y ha tenido que llegar semejante crisis para que les aplaudamos todos los días de la cuarentena por su labor pero es que esa labor la hacen todos y cada uno de los días así que de mi parte se merecen un aplauso cada día de su vida por arriesgar la vida por todos los demás que no pueden.

     Además me estoy dando cuenta que la vida es demasiado bonita para desperdiciarla porque estamos viendo que en cualquier momento se puede desvanecer y no sabemos valorar realmente lo que tenemos o a quien tenemos y en estos momentos que hemos tenido que dejar todas buenas cosas de golpe y porrazo, en el que no podemos ver ni a amigos, ni a familiares, ni en ciertos casos  a parejas me da miedo pensar que si habrá sido la última vez que lo haya visto y que de verdad no les he demostrado el cariño y aprecio que realmente les tengo. Porque hay un dicho que dice que ‘’No sabes lo que tienes hasta que lo pierdes’’ y ahora hemos perdido muchas cosas pero con suerte, paciencia y haciendo caso de las ordenes que nos están dando, volveremos a recuperar todo eso y tendremos una segunda oportunidad para agradecerle a la vida todo lo que nos ha brindado y que nos hacen felices todos los días y también demostrarles cariño a esas personas que nos sacan una sonrisa hasta en los momentos más duros y a las que ahora las echamos muchísimo de menos, a esas personas deberíamos agradecerles también lo que hacen.

      A esto le puedo sumar que estar en casa tanto tiempo metido me está haciendo descubrir nuevas aficiones que nunca pensé que tendría como el hacer deporte casi a diario o el cocinar, porque ahora es tiempo de eso, ya que puede ser que de que volvamos a la rutina no dispongamos de este precioso tiempo para descubrirnos como personas y practicar esas nuevas aficiones. También estoy aprendiendo a realizar las labores de la casa y a valorar el trabajo que realiza mi madre como ama de casa, lo mismo que todas las amas de casa del mundo, porque ahora estoy aprendiendo los productos con los que se limpia o la forma en la que hay limpiar ciertas cosas porque estos pequeños detalles que son muy útiles y necesarios en un futuro no se enseñan en ningún centro educativo se aprenden de las propias experiencias de la vida y creo que todo el mundo debería ayudar en casa ahora que puede. Junto a esto estoy aprendiendo a ser más respetuoso y  a mejorar mi comportamiento en ciertos aspectos e intentar que esta estancia tan larga sea más amena y divertida, porque aunque mi familia y yo discrepamos en ciertas cosas hay miles en las que coincidimos y son esas las que debemos llevar en práctica para salir de este confinamiento sin peleas ni nada de ese estilo.

     En resumen, con todo esto me estoy descubriendo más como persona a nivel sentimental y a nivel de capacidades que no pensé nunca que tendría.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Nos presentamos de nuevo...

Rúbrica de evaluación de actividades

Es hora de detenerse...